Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Enseignements catholiques

L'expérience et l'intelligence de la foi


Soy Beninés pero el Vodún no es mi cultura

Publié par Adéchina Samson Takpé sur 17 Octobre 2022, 07:04am

Catégories : #Vodún, #Vodú, #cultura africana, #Filosofía africana, #Teología africana, #Renovación de África

En los últimos años, ha habido un movimiento de retorno a las culturas africanas. En Benín, este retorno se entiende, según algunos, como una "vuelta al Vodún", porque seríamos de cultura Vodún o que el Vodún sería nuestra cultura. En mi opinión, esto es un abuso del lenguaje, porque el Vodún es un conjunto de cultos basados en una determinada visión del mundo. Y no todos los que comparten esta visión del mundo comparten necesariamente la religión Vodún. Por el contrario, esta visión del mundo puede dar cabida a cualquier religión, como es el caso. Así, hay Benineses que son cristianos o musulmanes, y que han integrado la fe cristiana o musulmana con esta cosmovisión, que suele denominarse "panenteísmo dialéctico". Esta cosmovisión afirma que Dios es más grande que el universo, pero que el universo está contenido en Dios, aunque Él sea distinto de él, que lo divino interpenetra el universo y al mismo tiempo se extiende más allá de él. La prueba de que se puede compartir esta visión del mundo sin ser seguidor del Vodún es que la persona que apoyó oficialmente la doctrina del panenteísmo y forjó el concepto no es un seguidor del Vodún, ni un Beninés, ni siquiera un Africano, sino un filósofo alemán llamado Karl Christian Friedrich Krause, en su obra "Vorlesungen über das System der Philosophie" (1828). Además, hay que señalar el epíteto "dialéctico", porque en el panenteísmo puro, Dios no es visto como el creador, sino como la fuerza eterna que anima el universo. Sin embargo, en la visión del mundo que subyace al Vodún, Dios es realmente el Creador. Pero este panenteísmo dialéctico y los demás aspectos que se derivan de él (monoteísmo, vitalismo, espiritualidad cosmo-teándrica, culto a los espíritus, culto a los antepasados, etc.) no son exclusivos del Vodún y, por tanto, no implican la pertenencia al Vodún.

Yo nací en una familia cristiana que me transmitió la fe católica integrada con una visión del mundo similar a la descrita anteriormente. El descubrimiento de las religiones tradicionales africanas que existen en nuestro entorno llegó mucho más tarde, religiones que adoran a deidades como Ògú, Shàànkpònón, Abúlúsí, etc. Escuché el nombre "Vodún" durante mi formación en el seminario y entendí que se refería a una forma de religión endógena al sur del país. Con la investigación, llegué a comprender que el término se utilizaba como un paraguas: Vodún como cultura o culto o filosofía o medicina o arte o conocimiento o tradición, etc. Pero el Vodún es todo eso a la vez e inseparable, porque nuestros pueblos, y por tanto también los pueblos del sur del Benín, no entienden el "Vodún" o "Òrìshà" sin su dimensión religiosa. Por lo tanto, el Vodún no puede tomarse, sin su dimensión religiosa, sólo como una cultura o como una filosofía o como un arte, etc. Esto sería una especulación y una abstracción, una abstracción que no tendría nada que ver con la realidad ni con la experiencia concreta de nuestros pueblos. Las palabras Vodún y Òrìshà, así como las realidades que designan, tienen una connotación religiosa intrínseca. Si el Vodún, al igual que otras religiones endógenas, es entendido por nuestros pueblos como una religión o una herencia religiosa, ¿por qué querríamos atribuir esta religión a quienes no la profesan o esta herencia religiosa a quienes no la han recibido? No soy ni de la cultura Vodún ni de la cultura Òrìshà. Incluso la coartada de que nosotros (Benineses o Africanos) compartimos la misma visión del mundo sigue siendo una generalización confusa. Porque: 1) ¿puede alguien que nació en una familia cristiana católica, se bautizó al día siguiente en esa misma fe, y creció y se educó en ella, tener realmente la misma cosmovisión que alguien que nació y creció en una familia Vodún? 2) ¿pueden las personas que se han adherido -si es que lo hacen sinceramente- a religiones basadas en cosmovisiones diferentes seguir teniendo realmente la misma cosmovisión cuando hay una gran diferencia entre los dos sistemas religiosos? 3) Si no adoramos al mismo Dios (los cristianos adoran a la Trinidad-Dios, los demás no), si no tenemos la misma comprensión de la relación con el otro (la insistencia de la religión cristiana en el amor al enemigo no tiene parangón), si no defendemos la misma ética o moral, si no tenemos la misma escatología, ¿estamos realmente en la "misma cosmovisión" con diferencias tan sustanciales?

En mi opinión, el retorno a las culturas africanas, que no debe ser un trabajo de arqueología contraproducente, si se quiere que dicho retorno nos una, no puede ser un "retorno al Vodún" sino un "diálogo con el Vodún" a partir de las virtudes que reconoce y promueve. Según Barthélémy Zinzindohoué (2016, p. 49), "las virtudes de la sinceridad, la honestidad, la fidelidad a la palabra dada, el sentido de lo sagrado, el respeto al estado de vida consagrada (...), el respeto dado a las cosas y a las personas a las que se debe respeto, el precio de las vidas que hay que salvaguardar, la aspiración a una vida vivida en plenitud y, en definitiva, la mística de la obediencia radical a las "leyes de la vida", son valores fuertemente apoyados por la religión y la ética del Vodún" y que pueden unirnos para un diálogo sincero y edificante.

Leer el resto del artículo y descargar lo todo

 

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents